martes, 3 de octubre de 2017

Yo.

Yo te riego.
Yo te siembro.
Yo te fecundo.

Yo te riego,
tus altas cumbres,
tu verde valle,
tu frondoso bosque.

Yo te siembro,
tu torso desnudo lleno de amapolas,
tu espalda digna de ser contemplada,
tus piernas labradas en el infortunio.
Yo te sigo, con ellas me llevas, allá dónde vayamos.

Yo te fecundo,
de amores imposibles.
Tu me fecundas, de historias, de vida, de pasión.

Yo te riego.
Yo te siembro.
Yo te fecundo.

(by Cristina Ocaña Chacón)