martes, 21 de octubre de 2014

Giros teatrales








Caí en la cárcel de tu cuerpo en el pasado y ahora voy rumbo a estrellarme de nuevo en otros cuerpos más enredados que el tuyo. Como una escapista voy y deshago las cadenas que me aprietan y vuelo libre entre nubes de tormenta sin protección. El tiempo me arrastrará hasta playas olvidadas más allá del tiempo, sin ruido, sin gente que me abrume, sola con mis pensamientos.

Olvidé el camino hasta tu casa, en cierto sentido nunca me lo mostraste pero yo sigo subiendo la cuesta hacia ella y contemplo la fachada de nuestro antiguo hogar. Nadie entendió nuestros errores y es por eso que hoy las persianas siguen bajadas y ya nadie habita la casa, ni tan siquiera las moscas.

Suelo cometer los mismos errores una y otra vez y me auto convenzo de que soy así, que no tengo remedio y en realidad soy una vampira emocional que necesita un poco de atención. Sigo el camino de las baldosas amarillas para volver a casa junto al ocaso de la tarde, he de encontrar refugio pero no me preocupa pues llevo conmigo energía suficiente para caminar un rato más.


Me sobran los te quiero dichos a destiempo, creo que en el fondo no hacen más que abrumarme. Después están los giros teatrales, esos son tu especialidad ficcionados a gran escala,cambiando de tercio a cada momento, en cada suspiro, en cada beso.



Guardo cosas sin sentido y amontonadas como recuerdos oscuros de vidas pasadas. ¿Y si voy a por ti como un caballo desbocado? Esta vez no hay diosa que te salve como Venus o Afrodita, ni tan siquiera Marte, el dios de la guerra. Estoy preparada, créeme. Y como la misma Pandora te llevaré un presente en forma de caja; tú decides si abrirla y al igual te sorprendes, porque la esperanza que quede en el fondo después de abrir la caja, será el peor de tus males.

¿Sabes? Viviría a tu sombra si hiciera falta desnuda cada noche en tu cama convertida en instante que se cruza en tu vida por segunda vez. No estoy hecha de luz, de pan ni de sombra como decía Neruda sino más bien de una clara oscuridad que siempre te iluminará

Y hago nudos en lazos desatados que duran un pensamiento. Y aunque llueva ya sabes que llevo paraguas pero aún así a veces me mojo y disfruto de la lluvia.